Las críticas negativas en tu decisión de educar en casa

Publicado el noviembre 4, 2013Categoría: Artículos, BlogEtiquetas: 4.8 minutos de lectura

¿Te preocupa el sentirte aislada o confundida el momento de recibir una crítica negativa sobre tu decisión de educar en casa? He decidido enfocarme en el tema de educación en casa debido que, a pesar de que sí hay críticas negativas si tus hijos asisten a una escuela alternativa, estas críticas son mucho menores y más manejables que si los educas en casa.

Si ya educas en casa o estás pensando en hacerlo, vas a recibir críticas negativas en algún momento. Te lo digo así, porque sobre todo en nuestro medio, la educación en casa es algo muy nuevo o incluso desconocido para la mayoría, y en sociedades muy tradicionales lo desconocido es considerado malo o raro. Pero como me dijo mi hijo el otro día: «mami, siempre espera lo mejor de las personas«, así que no debes asumir que tal o cual persona te va a criticar negativamente porque también te pueden sorprender con su total atención y/o apoyo.

También debes recordar que si alguien te critica negativamente no significa que esa persona sea mala o que quiera molestarte, o esté en tu contra. A veces es solo desconocimiento del tema, miedo a un tema desconocido, o susto de pensar de que el sistema que la mayoría usa podría ser malo. También puede ser que están tan convencidos del sistema tradicional que genuinamente quieren «ayudarte» y «salvarte». Me gustaría que estas personas leyeran más sobre el tema, pero eso es un punto aparte.

Parte del problema de haber asistido al sistema educativo tradicional es que tenemos un cerebro muy estructurado, y puede ser complicado salirnos de esa estructura para pensar en algo más allá de lo conocido. Te digo todo esto con anticipación, porque a menos de que exista un genuino interés de alguien por conocer más del tema, va a ser como intentar hablar de política o religión con personas totalmente cerradas en sus opiniones. Esto significa cargarte de energía negativa, ira y frustración. Por lo tanto, no te lo aconsejo. Recuerda: hay diversidad de personas con diversidad de opiniones, diversidad de estilos de vida y formas de pensar, así que por qué pensaríamos que todas deberían estar de acuerdo.

Otra sugerencia, si estás pensando en educar en casa a tus hijos, es que a pesar de estar muy convencido de tu decisión, te informes mucho del tema, investigues, leas muchos libros sobre el tema desde diferentes puntos de vista; para que, si te encuentras en una situación de que alguien te pregunta los típicos cuestionamientos, tengas argumentos basados en investigaciones y los uses con toda tranquilidad.

También es muy importante que reconozcas que la educación en casa no es para todos, así que no gastes energías inútilmente intentando convencer a todo el mundo de que la educación en casa es mejor que otros tipos de educación, a menos que alguien esté genuinamente interesado en el tema. Y lo más importante, no caigas en la trampa de comparar a los hijos de familias de la escuela tradicional con los tuyos, porque parte del argumento principal de la educación en casa es que cada niño es diferente, aprende de maneras diferentes y a un ritmo diferente.

Para finalizar, pienso que la mejor respuesta que puedes dar cuando alguien te pregunta por qué tus hijos hacen educación en casa es que funciona para tu familia, estilo de vida, y caso particular en el que vives, y luego les das una ¡gran sonrisa!

Ahora, ¿qué pasa si nadie que conoces te apoya, o no conoces a ninguna familia en tu área que haga educación en casa, y te sientes aislada? Pues es importantísimo que busques una comunidad de apoyo. ¿Dónde? Te recomiendo empezar por el internet. Busca blogs de educación en casa de tu país, deja comentarios con preguntas sobre comunidades de apoyo en los blogs. La otra solución es, aunque no me guste mucho Facebook, buscar en grupos de Facebook. Si eso no funciona puedes intentar visitar lugares de cocina alternativa, crianza alternativa, en tu zona y vas a ver que alguien ha oído sobre el tema y te puede dar una referencia que te llevará a otra referencia, y de pronto vas a encontrar que hay varias familias haciendo educación en casa. No es que todas las familias que hacen educación en casa sean «alternativas», pero muchas sí. ¿Y qué tal si tampoco encuentras por ahí, o están lejos de tu zona? Crea tú una comunidad de apoyo.

Lo importante es que una vez que hayas tomado la decisión, recuerdes todas las razones por las que lo haces, y te concentres en que funcione. No te concentres en estar a la defensiva todo el tiempo porque te aleja de tu meta y gastas energías innecesariamente.

¿Qué la educación en casa es fácil? No, no lo es. Hay días hermosos, pero también hay días complicados donde te cuestionarás si lo estás haciendo bien. ¿Qué hacer en esos casos? Recordar que es un proceso, que siempre puedes cambiar de metodología, que  puedes contar con otras familias a las que puedes pedir sugerencias. A veces no es ni la metodología, ni tu hijo, a veces es solo nuestra mente tan estructurada que no nos deja ver más allá de un punto, y a veces pasando ese punto hay toda una aventura maravillosa por recorrer.