La educación de mi bebé

Publicado el octubre 28, 2013Categoría: Artículos, BlogEtiquetas: 9.4 minutos de lectura

Para mí la educación y la vida van de la mano, no son eventos separados. Estoy convencida que aprendemos cada segundo de nuestras vidas. La educación comienza el momento del nacimiento e incluso dentro del vientre materno; no comienza ni a los 3, ni a los 5, ni a los 6 años, es simplemente continua. Si nosotros, como padres, fuéramos conscientes de este hecho nos prepararíamos mejor para decidir el tipo de educación que queremos para nuestros hijos desde el momento que decidimos tener un bebé.

Así que si estás esperando un bebé o tu bebé es un recién nacido, te doy la bienvenida a un mundo nuevo. ¿Quieres saber cómo aprende tu bebé? Es un hecho científico, los bebés y los niños en general aprenden a través de las relaciones (National Scientific Council on the Developing Child, 2004). Estas relaciones tienen la capacidad de cambiar al cerebro neurológicamente y neuroquímicamente, y dependiendo de cómo sean estas relaciones lo cambian positiva o negativamente (Cozolino, 2006).

Así que no es para ponerse nervioso, pero debes recordar que la naturaleza de la relación y vínculos con tu bebé son la clave de su desarrollo. Una atención que sea inadecuada y negligente, y vínculos débiles causan consecuencias adversas para la supervivencia, salud y desarrollo del bebé (Anda et. al., 2006 y National Scientific Council on the Developing Child, 2005). Así que mi recomendación es darle toda la atención y amor posible. Cárgalo, asegúrate que lacte, crea lazos inseparables, háblale, mímale, cántale, cuéntale sobre tu vida, asegúrate que duerma contigo porque así se siente seguro. Escuchen música juntos, salgan a la naturaleza el tiempo que puedan todos los días. Cúbrete de buena energía y asegúrate de crear un ambiente de paz y tranquilidad. Acuérdate que en esta etapa tu bebé es totalmente vulnerable y depende de ti.

Vas a recibir muchísimos «consejos» de todas partes y los puedes escuchar, pero acuérdate que es tu bebé y solo tú tienes la decisión final. Sigue tu instinto maternal, al hacerlo le estás dando la mejor educación en estos momentos en el que su cerebro está realizando muchísimas conexiones. Y obviamente estoy hablando de papá y mamá, pero definitivamente creo que la conexión del bebé con su mamá es fundamental en los inicios de la vida. «El contacto y la relación con ella (con la madre) son tan importantes para su desarrollo como el alimento que ésta puede darle. Según investigaciones, es posible que haya niños que mueran por falta de atención y de contacto físico, aunque todas las demás necesidades hayan sido satisfechas» (Wild, 2007).

¿Cómo logramos y para qué es necesario crear este vínculo importante con nuestros bebés? Muchos padres nos sentimos abrumados al tener un bebé recién nacido en brazos y hasta nos podemos sentir incapaces de lograr cumplir con tan grande responsabilidad. ¿Será que por esta razón queremos acudir a especialistas para que nos digan qué hacer o incluso ponemos a nuestros bebés en manos de estos «especialistas» pensando que hacemos lo mejor? «Psicólogos y otros científicos que estudian el desarrollo humano confirman que para que un niño esté dispuesto a aceptar a un adulto como guía, este niño/a debe estar vinculado activamente a ese adulto, querer contacto y cercanía con este adulto.» (Neufeld, 2004).

Al inicio de la vida esta necesidad de vínculo es muy física, este vínculo evolucionará en una cercanía emocional y finalmente en una sensación de un vínculo muy fuerte. «Los niños que carecen de este tipo de conexión con sus padres o quienes sean responsables por ellos, se vuelven muy difíciles de guiar, y a menudo, de enseñar.

El secreto de la paternidad no se encuentra en las acciones que hacemos los padres, sino más bien en quiénes somos los padres para nuestros hijos.» (Neufeld, 2004). Hago mucho énfasis en este tema del vínculo porque realmente siento que es la clave para una crianza efectiva, y no podemos separar el tema de su crianza con el de su educación, porque, como mencioné antes, van de la mano. Es decir, si quieres que tu bebé comience con una educación de la mejor calidad posible, lo mejor que puedes hacer ahora es concentrarte en el vínculo.

Están de moda los centros de «estimulación temprana» pero estoy convencida que la mejor estimulación temprana para el bebé son las actividades con su mamá y papá. A menos que tu bebé tenga algún problema físico o psicológico, no se requiere de estimulación temprana en un centro especial. Pero, si tanto tú como tu bebé disfrutan de un par de horas a la semana de natación en familia, un taller de música para bebés y padres, yoga para bebés y padres, desde luego, ¡asiste! Otra vez, lo importante es seguir tu instinto y que tanto tú, como tu bebé se sientan bien. Puede ser que estos talleres te ayuden a complementar el importante vínculo además de rodearte de otras parejas que están pasando por lo mismo que ustedes.

Es muy triste que la ley en mi país, Ecuador, apenas otorga 3 meses de maternidad. ¿Qué podemos esperar de una sociedad formada por bebés que ingresan a un centro de cuidado infantil a los ¡3 meses! de edad? El Profesor Ed Tronick, director del Programa de Salud Mental Infantil de la Universidad de Massachusetts, afirma que el desarrollo mental de los bebés se ve afectado al no conseguir respuesta rápida a una necesidad por parte de un adulto de su confianza, y que la parte emocional, social y cognitiva están íntimamente vinculadas(Si quieres ver más sobre estos estudios te indico un enlace al final del artículo).

Cuando tu bebé esté por cumplir 3 años vas a empezar a sentir presión por parte de la sociedad de que ingrese a un centro educativo. Puedes buscar por todo el internet pero no vas a encontrar ningún estudio científico que respalde la idea de que sea bueno para tu bebé el separarse de sus padres a tan temprana edad; sí vas a encontrar estudios de los niveles de estrés que puede ocasionar esta separación en algunos bebés, y cómo puede esta acción debilitar el vínculo que has logrado hasta el momento. En esta etapa tu hijo o hija todavía necesita atención personalizada y que un adulto de confianza responda a sus necesidades.

Los seres humanos somos muy adaptables, pero eso no quiere decir que las experiencias de tu bebé no pueden tener efectos desfavorables. La exposición prolongada a un ambiente adverso puede tener efectos negativos a largo plazo en el desarrollo y aprendizaje de los niños. En Finlandia, uno de los países considerados entre los mejores en temas de educación, la escolaridad comienza recién a los 7 años; antes de esa edad se enfocan en la atención y amor brindados por la familia.

Los bebés están «programados», por así decirlo, a aprender. Asegúrate de proveer el ambiente necesario para que este aprendizaje fluya. Repito, durante los primeros años concéntrate en formar un vínculo indestructible con tu bebé y en crear un ambiente de amor; y podrás experimentar una felicidad tan grande cuando lo veas aprender frente a tus ojos.

Si no tienes opción porque tu situación es complicada y necesitas trabajar, te recomiendo que investigues bien y escojas un lugar con educación alternativa donde respeten esta etapa temprana en la cual lo primordial es el juego y la atención personalizada por parte de adultos comprensivos y amorosos. No escojas lugares donde existe mucha rotación de personal, o te hablen de que van a introducirles actividades para «prepararles» para la entrada a la escuela, esto es señal de que no respetan los ritmos de tu bebé. Y algo que para mí es fundamental: que cuenten con mucho espacio verde, ¡con arena y agua para jugar! Que sea un lugar en el que te permitan entrar cuando tú quieras.

A tan corta edad los bebés están «programados» para aprender de la interacción uno a uno con un adulto, sin embargo, los estudios muestran que el porcentaje de tiempo que los facilitadores de los centros de cuidado infantil interactúan uno a uno con los bebés o niños es mínimo. (NCEDL, 2005). Averigua cuántos bebés por adulto hay en el centro y si es posible intenta pasar parte de un día o mejor un día entero viendo la dinámica del lugar. [Aparte de la separación de los padres está el hecho de que sin importar qué tan cuidadosos sean, es mucho más fácil los contagios de gripes y otras enfermedades, así que si trabajas puede ser complicado, pero esto es un tema para otro día.]

Les recuerdo que yo estoy convencida que la educación alternativa bien practicada es mejor que la educación tradicional. Sin embargo, esto no quiere decir que todas las escuelas que se proclaman alternativas sean buenas o que se ajusten a tu estilo de vida. Asegúrate que sus facilitadores posean experiencia en la aplicación de las metodologías que quieren usar. Por ejemplo hay centros de cuidado infantil que utilizan el nombre Montessori o Waldorf, pero debes asegurarte que conozcan bien la metodología y su aplicación. Además recuerda que otra opción dentro de la educación alternativa es la educación en casa. (Recuerda que te envié un artículo sobre educación en casa, también puedes revisar el enlace al final del artículo).

Existen muchos más temas por profundizar en este artículo pero será necesario analizarlos uno por uno en otra ocasión. Por ejemplo, cómo formar una comunidad de apoyo a la crianza, qué actividades y materiales usar en casa, las etapas de desarrollo del bebé, cómo decidir si quieres usar una metodología pedagógica o mezclar, cómo trabajar desde el hogar. Es por esto que he creado este sitio web, para irlo alimentando de información valiosa que pueda ayudarte.

Pero avísame, ¿cuáles temas de los anteriores te preocupan más? Escríbeme y con gusto intentaré responderlos.

Referencias:

Anda R.F., Felitti V.J., Bremner J.D., Walker J.D., Whitfield C., Perry B.D., Dube S.R. and Giles W.H. (2006). The enduring effects of abuse and related adverse experiences in childhood. A convergence of evidence from neurobiology and epidemiology. European Archives of Psychiatry and Clinical Neuroscience, 256 (3), 174-186.

Cozolino, L. (2006). The Neuroscience of Human Relationships: Attachment and the Developing Social Brain. New York: W. W. Norton

National Scientific Council on the Developing Child (2004) Young Child Develop in an Environment of Relationships. NSCDC Working Paper No. 1. Waltham, Massachusetts: National Scientific Council on the Developing Child, Brandeis University.

NCEDL, 2005. on Early developments, spring 2005. How is the Pre-K Day Spent?

Wild, Rebeca. 2007. Aprender a vivir con niños. Ser para educar. Herder Editorial. Barcelona.